martes, abril 23

La UE cierra el pacto migratorio tras años de negociación y con la aceptación de requisitos de protección | Internacional

Le costó años el cierre del pacto migratorio en la UE, probablemente el tema que más divide a Los Veintisiete desde que explotaron la crisis de refugiados en 2015 debido a la guerra en Siria. Este plan ha sido aprobado, con una resolución final de tres días de negociaciones entre el Consejo de la UE -siguiendo el ejemplo de España, que ocupa la presidencia hasta el 31 de diciembre- y el Parlamento Europeo con la asistencia de la Comisión. Se trata de cinco normas que siguen una nueva arquitectura de gestión de migrantes obligados a tolerar a quienes ingresan al continente sin permiso respecto al reglamento técnico actual, que si va bien, este no es completado por varios estados miembros y de paso en paso acusación cruzada entre los socios en breve. El acuerdo acordado es, en realidad, un principio claro que debe ser ratificado por los dos órganos legislativos de la UE: la Eurocámara y el Consejo, tal y como afirman los Estados miembros.

El nuevo entendimiento regula todos los pasos del periodo de acogida, desde la fecha de la solicitud del solicitante de asilo al territorio comunitario hasta la acogida o retorno. La Comisión Europea presentó su propuesta reglamentaria en 2020. Pero recién en junio el Consejo de la UE podrá cerrar una posición común sobre uno de los aspectos más controvertidos, los casos obligatorios de los solicitantes de asilo en situaciones de mucha presión migratoria en las fronteras, como en 2015. , a dividir entre todos los socios y que se rige por el reglamento. La propuesta inicial era que estas cuotas fueran ineludibles. Al final, se anexó al pacto 27 que la solidaridad obligatoria debería convertirse en “solidaridad obligatoria pero flexible” hasta el final de un pago de 20.000 euros por persona para la parte del país que transporta su carga. Otro paso decisivo se produjo en octubre, cuando el Consejo decidió su posición sobre el quinto y último de los reglamentos -sobre situaciones de crisis y explotación- para iniciar así la negociación entre los colegisladores de la UE para establecer un texto jurídico definitivo.

Leer más  Trump es el favorito en el 'caucus' de Iowa, mientras Nikki Haley se abre como alternativa Internacional

Desde entonces he iniciado una tensa negociación para llegar al punto de acceso a este medicamento. En los últimos días los problemas se han relacionado con Francia. En este país, la migración ha capitalizado las noticias políticas en las últimas semanas. El Gobierno vio cómo la Asamblea Nacional minaba su proyecto de ley y, al final, lo toleró para atraerlo hacia la derecha. París tiene problemas para gestionar los flujos migratorios, algo que está provocando graves problemas políticos internos y que, desgraciadamente, será un tema predominante en las elecciones europeas del próximo 6 de junio, por lo que las encuestas muestran una sumisión a las fuerzas ultraderecha en toda la UE.

“Todas las piezas han sido colocadas en su lugar. Es un punto de inflexión en los cinco pilares clave del Pacto de Migración y Asilo. Ha recorrido un largo camino pero nosotros hemos recorrido un largo camino”, afirmó la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margaritas Schinas. Le pregunté a un negociador aquellos días en los que esas piezas no eran fáciles de mover, porque a cada paso que daban yo seguía dependiendo de lo que no se perdían apoyos en el Parlamento o entre los Estados miembros. “Todos los ciudadanos de la UE quieren que sus gobiernos se enfrenten a la red migratoria y hoy han dado un gran paso en esa dirección”, afirmó el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El pacto migratorio se compone de cinco reglas: el control y tratamiento de datos de los migrantes, el control de las fronteras exteriores, la protección judicial y recursos necesarios, la administración de crisis y la gestión y atención de los solicitantes. asilo. Este último es capital porque según la regulación actual corresponde a los países en los que se produce la primera entrada del migrante en la UE, la que sitúa a la cabeza a países como España, Italia o Grecia. El objetivo claro es separar a los inmigrantes que buscan refugio en Europa por motivos económicos y, sobre todo, disuadirles de emprender un viaje irregular.

Leer más  Huye si te dicen que no quieren estrellitas: cómo detectar un ambiente laboral tóxico durante el proceso de selección | Belleza | S Moda

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Una de las herramientas para ello son las instalaciones especiales en tierras comunitarias -en las mismas fronteras o cerca de ellas- mientras duren los plazos de solicitud de asilo, que podrían prolongarse hasta 18 meses. Este proceso se aplicará especialmente a quienes viajen a países donde la tasa de reconocimiento de la condición de refugiado es inferior al 20%.

La regulación de la “solidaridad obligatoria pero flexible” responde también al fracaso sistemático del Convenio de Dublín, que marca la marca de gestión de las peticiones de asilo y establece que corresponde a los primeros países receptores de la gestión de las peticiones. Los vínculos masivos con países concretos y la presencia concentrada en determinados lugares significan que estos Estados no pueden cumplir con esta obligación (Italia es ahora el caso más claro, antes que Grecia) y que los inmigrantes deben marchar hacia otros países, lo que suele provocar protestas en los Países Bajos, Alemania o Austria. . Ahora establecen estos precios o el pago de 20.000 euros por persona en la cesta común en el caso de que un Estado necesite hacerse cargo de la parte que le corresponde. Los socios también podrán contribuir con medios materiales o asumir la gestión de las personas que ya se encuentren en su territorio aunque ingresen a otro lugar y su gestión corresponderá a otro; Una de las quejas de los países que suelen es el destino de una parte importante de los solicitantes de asilo que son trasladados desde la UE en los llamados “movimientos secundarios” que marcan el pacto.

Leer más  La otra guerra que no le pasa a Occidente: Rusia importa tanto material militar como antes de la invasión de Ucrania | Internacional

Disponer de este acuerdo con tiempo suficiente para que sea ratificado antes de que concluya la legislatura europea se considera un éxito para todas las instituciones comunitarias. “Histórico” fue un adjetivo utilizado por varias personas, desde cargos oficiales, que evaluaron el compromiso, entre ellos, de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Aunque también puede ser un alimento, entonces también la suposición probablemente de que la migración siga presente en el debate público de muchos estados miembros sobre la aprobación de estas regulaciones puede suponer una corrección de la temperatura política a su alrededor.

Y eso explica que esta mañana, en un gesto insólito, haya comparecido la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, junto a los negociadores de esta institución, entre ellos el eurodiputado español, Juan Fernando López Aguilar. “El Pacto de Migración y Asilo ya es un éxito en el mundo porque es un paso adelante frente a la situación insatisfactoria e insostenible del país de donde venimos. A partir de su entrada en vigor contaremos por fin con una respuesta europea a la ecología migratoria y sus retos, especialmente ante situaciones de crisis”, apuntó el socialista canario.

Pero por parte de las ONG, la evaluación es diametralmente opuesta. “El Pacto de la UE sobre Migración y Asilo no es una solución a la ‘crisis migratoria’ de Europa, ni una memoria histórica. Es simplemente la continuación e intensificación de las políticas de contención y disuasión, con la negativa arbitraria en las fronteras y las expulsiones como eje”, se queja Raquel González, coordinadora de Médicos Sin Fronteras.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_