martes, abril 23

Los legisladores piden aumentar los aranceles y romper los lazos económicos con China

Los legisladores bipartidistas pidieron el martes una mayor ruptura de los vínculos económicos y financieros de Estados Unidos con China, incluida la revocación de las bajas tasas arancelarias que Estados Unidos otorgó a Beijing después de unirse a la Organización Mundial del Comercio hace más de dos décadas.

El Comité Selecto de la Cámara de Representantes del Partido Comunista Chino ha publicado un amplio conjunto de recomendaciones para restablecer las relaciones económicas de Estados Unidos con China. El informe, firmado tanto por demócratas como por republicanos, argumentaba que China había llevado a cabo una “campaña de agresión económica de una década” que había debilitado a las empresas estadounidenses, dominado industrias globales cruciales y dejado a Estados Unidos muy vulnerable en caso de una crisis. más amplio. conflicto militar.

El informe de 53 páginas incluyó casi 150 recomendaciones que el Congreso y la administración podrían adoptar para compensar esas vulnerabilidades. Van desde imponer nuevos aranceles a tipos más antiguos de chips chinos hasta reducir aún más el flujo de capital y tecnología entre las economías más grandes del mundo.

Entre las otras recomendaciones del informe está exigir a las empresas estadounidenses que cotizan en bolsa que revelen sus vínculos con China y que inviertan más en investigación y capacidad de fabricación de Estados Unidos para contrarrestar el dominio chino en sectores como el farmacéutico y el de minerales críticos. También sugirió desarrollar planes para coordinar económicamente con los aliados en caso de que el gobierno chino invadiera Taiwán.

Muchas de las recomendaciones tal vez nunca sean adoptadas por un Congreso fraccionado. Pero el informe podría abrir un camino hacia una legislación bipartidista sobre China en los próximos meses.

El representante Mike Gallagher, republicano de Wisconsin y presidente del comité, dijo en una entrevista que le gustaría que el Congreso se reuniera sobre un importante proyecto de ley sobre China el próximo año antes de las elecciones presidenciales. Dijo que si bien algunas empresas estadounidenses se oponen a las restricciones para hacer negocios con China –un mercado grande y en crecimiento– una legislación que aclare lo que está permitido sería beneficiosa para muchas empresas.

Leer más  Descubre la mejor comunidad para adultos mayores si eres de Quito

“Si el Congreso no da un paso al frente y hace algo legislativo”, dijo Gallagher, “vamos a estar yendo y viniendo entre diferentes órdenes ejecutivas que tienen reglas completamente diferentes que crean caos para Wall Street y el mercado”.

El informe es una señal tangible de cuánto ha cambiado el consenso bipartidista sobre China en los últimos años.

Hace diez años el argumento más extendido era que la interdependencia económica entre Estados Unidos y China sería un factor de paz y estabilidad. Algunos –incluidos funcionarios de la administración Biden– todavía sostienen que los vínculos comerciales pueden ayudar a estabilizar las relaciones y promover la paz.

Pero esta teoría ha dado paso cada vez más al temor de que los vínculos con China puedan utilizarse como armas en caso de conflicto. Podría ser catastrófico para la economía o el ejército estadounidense, por ejemplo, si el gobierno chino detuviera los envíos a Estados Unidos de productos farmacéuticos, minerales o componentes para sistemas de armas.

Los subsidios de Beijing a las empresas chinas y los incidentes de robo de propiedad intelectual también se han convertido en una fuente creciente de fricción. En algunos casos, China permitió que las empresas extranjeras operaran en el país sólo si formaban asociaciones que pudieran transferir tecnología valiosa a las empresas locales.

El informe dice que Estados Unidos nunca antes se había enfrentado a un adversario geopolítico con el que estaba tan interconectado económicamente, y que aún se desconoce el alcance total del riesgo de depender de un competidor estratégico. El país no tiene ningún plan de contingencia en caso de que se produzca un nuevo conflicto, afirmó.

“Abordar este nuevo contexto requerirá una reevaluación fundamental de la política estadounidense hacia el compromiso económico con la República Popular China, así como nuevas herramientas para abordar la campaña de agresión económica de la República Popular China”, dice el informe, utilizando la abreviatura de República Popular China.

Este año, el comité organizó un ejercicio simulado para simular la respuesta de Estados Unidos si el gobierno chino invadiera Taiwán. Se concluyó que los esfuerzos de Estados Unidos para disuadir a China mediante sanciones y castigos financieros “generan enormes costos para Estados Unidos”, según el informe.

Leer más  Los temores de hacer trampa con los chatbots eran exagerados, sugiere una nueva investigación

Los legisladores dijeron que no apoyaban un “desacoplamiento” completo de las economías de Estados Unidos y China, pero que el país debe encontrar una manera de reducir la influencia de Beijing y hacer que Estados Unidos sea más independiente económicamente.

El informe incluye una serie de otras recomendaciones, incluido el aumento de la autoridad de un comité que revisa las inversiones extranjeras en busca de amenazas a la seguridad nacional y el desarrollo de nuevos acuerdos comerciales de alto nivel, particularmente con Taiwán, Japón y Gran Bretaña.

Pero la primera recomendación del informe, y quizás la más significativa, es la introducción gradual de un nuevo conjunto de aranceles para China durante un corto período de tiempo.

Cuando China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001, Estados Unidos y otros miembros comenzaron a ofrecer a China aranceles más bajos para fomentar el comercio. A cambio, China ha comenzado a emprender una serie de reformas para alinear su economía con las reglas de la organización.

Pero el informe argumentaba que China había incumplido sistemáticamente las reformas prometidas y que las “relaciones comerciales normales y permanentes” que Estados Unidos había concedido a China después de su sucesión en la OMC no habían dado lugar a los beneficios ni a las reformas económicas que esperaba el Congreso. El informe dice que el Congreso debería aplicar ahora un conjunto diferente y más alto de aranceles a China.

Esa medida fue debatida por los legisladores y contó con el apoyo del expresidente Donald J. Trump y otros candidatos republicanos. El año pasado, el Congreso votó a favor de revocar las relaciones comerciales normales y permanentes con Rusia después de la invasión de Ucrania.

Pero aumentar los aranceles a China, uno de los mayores socios comerciales de Estados Unidos, provocaría más oposición de las empresas, ya que aumentaría los costos de los productos importados de China y muy probablemente desaceleraría el crecimiento económico.

Estados Unidos ya tiene importantes aranceles sobre muchos productos chinos, impuestos durante la guerra comercial de la administración Trump, y el presidente Biden todavía los está revisando. Los cambios adicionales sugeridos por el Congreso aumentarían los impuestos sobre otros artículos, como juguetes y teléfonos inteligentes, que no han resultado en impuestos adicionales.

Leer más  Ercros: la defensa para vender caro el corazón

Un estudio publicado por Oxford Economics en noviembre y encargado por el China Business Council, con sede en Estados Unidos, estimó que esos aranceles por sí solos provocarían una pérdida de 1,6 billones de dólares para la economía estadounidense en un horizonte de cinco años. También podría causar más fricciones dentro de la Organización Mundial del Comercio, donde los partidarios más acérrimos del grupo ya han acusado a Estados Unidos de debilitar sus reglas.

La Asociación de Líderes de la Industria Minorista, un grupo comercial que incluye a Target, Home Depot y Dollar General, dijo en un comunicado el martes que estaba preocupada por las recomendaciones. Aumentar los aranceles sobre los productos chinos “sólo perjudicaría a las empresas estadounidenses e invitaría a represalias por parte de China”, dijo.

Para diversificar las cadenas de suministro, Estados Unidos necesitaba una agenda comercial proactiva que redujera los aranceles, estableciera estándares altos y facilitara alternativas a China, “en lugar de castigar a las empresas, trabajadores y consumidores estadounidenses”, dijo el grupo.

El informe de los legisladores reconoce que tal cambio plantearía una carga económica y sugiere que el Congreso considere asignaciones adicionales para los agricultores y otras ayudas para los trabajadores.

Gallagher dijo que sacar a Estados Unidos de su “complejo enredo económico” con China no sería fácil y que Washington debería trabajar para desarrollar mercados alternativos y prepararse para posibles represalias de Beijing.

Llegar a un consenso sobre el informe requirió meses de negociaciones entre demócratas y republicanos, lo que, según sus autores, debería enviar un mensaje a China.

“Una de las teorías que tiene el PCC sobre Estados Unidos es que estamos divididos, que somos tribales, que somos incapaces de unirnos para enfrentar los desafíos”, dijo el representante Raja Krishnamoorthi de Illinois, el principal demócrata del comité, refiriéndose al Partido Comunista Chino. “En este tema particular de la competencia entre Estados Unidos y el PCC, estamos de acuerdo”.